Conoce los nuevos protocolos para viajar a los Estados Unidos



El secretario Adjunto para Asuntos Consulares del Departamento de Estado, Douglass Benning, explicó los próximos cambios para los viajeros internacionales en los Estados Unidos.


La nueva política se basa en principios de salud pública, es consistente y estricta. El objetivo es la protección de la salud y la seguridad de todos, ya sea que vivan en los Estados Unidos o viajen de visita.

A partir del 8 de noviembre, los viajeros extranjeros no inmigrantes que lleguen por aire deberán estar completamente vacunados y proporcionar prueba del estado de vacunación y pruebas antes de abordar un avión para viajar a los Estados Unidos.


Nuestro mensaje para los viajeros potenciales es: vacunarse completamente antes de viajar; obtener una prueba de COVID antes de viajar; cumplir con todas las medidas de salud pública, incluido el uso de cubrebocas o barbijos y el distanciamiento social, y asegurarse de comprender los nuevos requisitos antes de planear el viaje.



La nueva proclamación no restringe la adjudicación de visas en el extranjero en nuestras embajadas y consulados. Debido a que estamos dando prioridad a la salud pública, las excepciones a la política serán extremadamente limitadas. Incluyen niños y ciertas personas de países donde las vacunas aún no son fácilmente accesibles.


También se han actualizado los requisitos de prueba existentes para abordar un avión que llegue a los Estados Unidos. Para aquellos que están completamente vacunados, incluidos los ciudadanos estadounidenses y los residentes permanentes legales, el requisito de la prueba sigue siendo tres días antes de abordar un vuelo.


Los ciudadanos estadounidenses y los residentes permanentes legales que aún no estén vacunados o que no puedan probar el estado de vacunación, deberán presentar una prueba de COVID-19 negativa dentro de un día antes de la salida de su vuelo. Los ciudadanos extranjeros no vacunados que cumplan con las excepciones limitadas para viajar también deberán proporcionar una prueba COVID-19 negativa hecha un día antes de la salida.


Enfatizó un mensaje para los ciudadanos estadounidenses vacunados y los residentes permanentes legales por hacer planes para viajar internacionalmente: asegúrese de viajar con un comprobante de vacunación para que tenga tres días para hacerse la prueba antes de su vuelo de regreso, en lugar de solo un día.


Pidió asegurarse de visitar travel.state.gov y cdc.gov para comprender los nuevos requisitos y asegurarse de estar listo para cumplirlos para tener un viaje seguro y sin problemas.

Por su parte, la jefa de la Rama de Salud de los Viajeros de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades, Dra. Cindy Friedman, informó que los Centros de Control de Enfermedades (CDC) emitieron tres órdenes para implementar la proclama presidencial para poner en funcionamiento el nuevo sistema de viajes aéreos internacionales de acuerdo con los protocolos de salud pública apropiados para garantizar la seguridad de los viajes aéreos internacionales.


La primera orden es un requisito de vacunación para los no ciudadanos estadounidenses que no son inmigrantes. Entonces, el 8 de noviembre, los viajeros aéreos a los Estados Unidos que no son ciudadanos estadounidenses, que no son inmigrantes, deberán estar completamente vacunados y proporcionar una prueba de su estado de vacunación antes de volar a los EE. UU. Como recordatorio, hay requisitos separados para inmigrantes con respecto a la vacunación y la detección médica. Las aerolíneas verificarán el estado de vacunación de la misma manera que lo han hecho y continuarán haciéndolo con la prueba de un resultado negativo antes del despegue.


A los efectos de la entrada a los Estados Unidos, las vacunas aceptadas incluirán las vacunas aprobadas o autorizadas por la FDA y las que figuran en la lista de uso de emergencia de la OMS o las vacunas EUL.


Habrá excepciones muy limitadas a los requisitos de vacunación para ciudadanos no estadounidenses que no sean inmigrantes. Los CDC han determinado la lista muy limitada de exenciones, incluidos los niños menores de 18 años y aquellos países con tasas de vacunación inferiores al 10 por ciento, debido a la falta de disponibilidad de vacunas.


Los viajeros aéreos completamente vacunados, independientemente de su ciudadanía, seguirán requiriendo mostrar una prueba negativa tomada dentro de los tres días de viaje antes de embarcar. Los pasajeros aéreos vacunados deberán mostrar un comprobante de vacunación para calificar para este período de prueba de tres días. Los pasajeros aéreos no vacunados, incluidos los ciudadanos estadounidenses y los residentes permanentes legales, ahora deberán mostrar una prueba negativa tomada un día antes de la salida a los Estados Unidos. Los niños menores de 2 años no necesitan hacerse la prueba, y también hay adaptaciones para las personas que tienen una recuperación documentada del COVID-19 en los últimos 90 días.


Y el orden final del que hablaré es sobre la recopilación de información de contacto. Todos los pasajeros aéreos a los Estados Unidos deberán proporcionar información de contacto básica a las aerolíneas antes de abordar vuelos a los EE. UU.


Esto permitirá que las aerolíneas se coordinen mejor con las agencias de salud pública para compartir información cuando sea necesario para mantener al público seguro e informado, así como para fortalecer la capacidad de las agencias de salud pública para identificar y contactar rápidamente a personas en los EE. UU. que puedan haber estado expuestas a una enfermedad transmisible, como la COVID-19.


Además, los viajeros deben seguir todos los requisitos de la aerolínea y el destino, lo cual incluye el uso de mascarillas, prueba de vacunación, pruebas o incluso cuarentena. Los viajeros estadounidenses deben estar preparados para mostrar una prueba negativa antes de viajar a los Estados Unidos y, si es posible, hacer arreglos para la prueba antes del viaje.


Los viajeros estadounidenses vacunados deberán llevar consigo y proporcionar un comprobante de vacunación a las aerolíneas para calificar para el período de prueba de tres días; de lo contrario, se requerirán pruebas de un día.


Reiteró que la mejor manera de retrasar la transmisión de COVID-19 y la aparición de nuevas variantes es actuar rápidamente mediante la vacunación, acompañada de medidas de mitigación adicionales, incluida la detección de casos oportuna y eficaz a través de pruebas, rastreo de contactos y seguimiento de salud pública.




Por Miguel Ángel de Alba

https://www.ambientalnews.mx/


2 visualizaciones0 comentarios