COVID-19 vs menstruación: ¿qué pasa con los ciclos?


Los ciclos menstruales son tal cual eso, cíclicos, y precisamente por tener una periodicidad pueden decirnos mucho sobre el estado general de la mujer. Es por ello que los relatos anecdóticos de amigas, hermanas o los propios, sobre las alteraciones a la menstruación en el contexto de la pandemia, es un tema importante de estudiar.


El propósito de este análisis es encontrar si existe un vínculo causal o más bien, los hallazgos reportados por muchas son puramente casuales.

Para dilucidarlo exploremos la evidencia que existe hasta hoy de la posible influencia en los ciclos menstruales desde cuatro aspectos pandémicos. Empezaremos por hablar de qué sucede durante la enfermedad de COVID-19 en las mujeres; también abordar si pudieran existir secuelas en torno a la salud sexual femenina, explicar lo que sabemos sobre el efecto de la vacuna contra COVID-19 y la menstruación y, finalmente, cuestionarnos si más bien el evento pandémico que vivimos podría trastornar nuestro equilibrio ginecológico.


Es importante destacar que, mirando los casos de COVID-19 en el mundo, varios estudios han concluido que la incidencia de COVID-19 grave es mayor en hombres que en mujeres, posiblemente debido a que, por un lado, el cromosoma XX de la mujer contiene genes que codifican para elementos que promueven una mejor respuesta inmunológica, y a que las hormonas sexuales femeninas, el estrógeno y la progesterona, confieren cierta capacidad protectora innata y celular contra el virus. En este sentido, hay una clara diferencia entre la forma en que las mujeres respondemos a la infección viral, siendo un elemento protector, y en que con mayor frecuencia evitamos la progresión de COVID-19 grave.


Según un estudio de China publicado en Reproductive Biomedical Online, en el cual se incluyó a 177 mujeres entre 18 y 45 años de edad con COVID-19 moderado y severo, se encontró que 28 por ciento tuvieron un cambio en la duración de su periodo y una de cada cuatro (25 por ciento) tuvo un aumento en el flujo. Otras enfermedades virales pueden alterar la función del ovario, pero en el caso del SARS-CoV-2 los periodos regresaron a su normalidad tras uno o dos ciclos. Concluyeron que las alteraciones, cuando suceden, no dependen de la gravedad del COVID-19; que son transitorias y obedecen más al efecto de la respuesta inmunológica que al virus en sí.


Cuando se miró el efecto de las secuelas de COVID-19 en los ciclos menstruales, un estudio publicado en The Lancet encontró que 35 por ciento tenía algún tipo de alteración a su periodo comenzando de cuatro a seis semanas después del inicio de la infección aguda; 20 por ciento reportó flujos más abundantes, y menos del 5 por ciento, sangrado post menopausia.


Es interesante mencionar que, a diferencia de las complicaciones por COVID-19 que son más presentes en hombres, las secuelas tienen una mayor incidencia en mujeres.

Algunas personas han comunicado tanto en redes sociales como en los sistemas de reporte de efectos secundarios a las vacunas, alteraciones en la menstruación tras haber recibido sus dosis. Gran Bretaña los analizó y encontró que los 30 mil reportes de anormalidades en los ciclos menstruales tras 44 millones de dosis aplicadas, correspondían a un número bajo y similar a la frecuencia habitual esperada de irregularidades en el periodo que presenta la población general.


Por eso la mayor recomendación, y una que todas conocemos desde adolescentes, es monitorear siempre nuestros periodos y avisar al médico si existieran alteraciones más allá de uno o dos ciclos, ya que los supuestos cambios debido a la COVID-19, las secuelas o a la vacuna obedecen, quizá, más a la respuesta inmunológica o al estrés que realmente al virus, además de ser transitorios.



Por Carol Perelman

@carol_perelman

https://directoriosproyecsa.com.mx/covid-19-y-menstruacion-que-pasa-con-los-ciclos/


2 visualizaciones0 comentarios