Delfina no tan fina.


La actual secretaria de educación pública, Delfina Gómez, se encuentra en el ojo del huracán luego de que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación la sancionara con una multa de 4 millones de pesos a su partido político Morena, luego de que saliera a la luz que durante su estadía en la presidencia municipal de Texcoco obligara a los trabajadores del municipio a mocharse con una parte de su salario para sus campañas electorales.

Con esto se da otra abolladura más a la corona de Morena, sobre todo para su imagen de “honestidad y transparencia”, pues no es precisamente honrado bajarles una lana a los trabajadores que sí se matan trabajando todos los días, pero eso no es todo, la sanción ya mencionada sólo fue para el partido político y no para la responsable, ¿será misericordia o tráfico de influencias?.

De inmediato se hicieron ver las inconformidades de sus archirrivales los “fifís” como la senadora Lilly Téllez, que exige la detención de la secretaria de educación y muestra su ironía hacia el presidente de la República, así lo hizo ver en su Twitter.

De igual forma el colega de Téllez, Damián Zepeda, también sacó los dientes después del escándalo y declaró lo que para él es una incongruencia por parte de el actual gobierno.

“Me parece que un gobierno cualquiera, pero en particular este, que todos los días se jacta de ser distinto tiene que actuar lo que dice, no puede solamente andar con discursos. Se debe mandar un mensaje contundente de que ese tipo de actuaciones no son permitidas aun cuando hayan sido hechas antes” expresó el senador del PAN.

“De entrada se tendría que renunciar y abrir las investigaciones de todo tipo, incluyendo la penal” finalizó.

Nota: Axel Quintana

10 visualizaciones0 comentarios