Descubrieron un dulce de 118 años de antigüedad en un vestido de baile


El dulce estaba escondido en una de las mangas del vestido en perfecto estado de conservación, incluso fue probado por uno de los empleados que lo descubrió.


En el museo Hermitage de San Petersburgo tuvo lugar un insólito descubrimiento luego de que empleados que restauraban un lujoso vestido de baile de la gran duquesa Ksenia Aleksándrovna, hermana Nicolás II, último emperador de Rusia, encontraran un bombón de 118 años de antigüedad.


En 1903, la familia Romanov celebró el 300 aniversario de su dinastía. Para la ocasión, se organizó un gran baile de máscaras en el Palacio de Invierno, durante el cual los invitados se disfrazaron de zares y nobles rusos del siglo XVII.


“Por alguna extraña razón, quizás instintivamente, lamí esa piedrecita, que resultó ser dulce”, dijo el empleado del museo.

Resultó que era un caramelo de principios del siglo XX, mordido por la Gran Duquesa: lo más probable es que, sin saber dónde poner el caramelo, Ksenia simplemente lo había escondido en la manga de su vestido.


El dulce estaba hecho de pasta de azúcar. Y su calidad debió ser excelente porque sobrevivió dentro del vestido más de un centenar de años.


Ni siquiera se ha visto afectado por bacterias o moho, algo que desconcertó y fascinó a los empleados del museo. A partir de ahora este curioso hallazgo se conservará y exhibirá junto con el vestido.

0 visualizaciones0 comentarios