Discapacidad y la incultura por reconocer sus derechos

Redacción ANCOP

“No soy un enfermo, no tengo problemas, sólo quisiera que tú me comprendas, respeta mi ritmo, entiende mi tiempo, espera un poquito, seguro que entiendo…” Del sitio de elenabalaguer1992.


Por José Manuel Rueda Smithers


Siempre los cierres de año motivan a la sensibilidad por hacer las cosas bien e intentar ayudar a quienes lo necesitan. Esta semana que pasó fueron días importantes en el tema. Apenas el 3 de diciembre pasó (como cada año) el Día Internacional de las Personas con Discapacidad. La Organización Mundial de la Salud, para este 2021, se unió a los trabajos internacionales bajo el lema Un día para todos, en apoyo a la aceptación de que la discapacidad es una forma de condición humana. Señala que casi todas las personas experimentan una discapacidad temporal o permanente en algún momento de la vida.

Por ahora vale decir que, en este asunto, México se maneja de manera distinta en cuanto a las estadísticas y las referencias. Durante años -diría que muchas décadas- gobierno, organizaciones de ayuda, instituciones serias, públicas y privadas, se movían sobre el concepto de que casi el 10 por ciento de la población nacional padece o ha padecido alguna discapacidad.

Revisando las estadísticas oficiales del INEGI, señala que el Censo de 2020 arrojó que esa cifra no alcanza ni el 5 por ciento de la población; esto es, apenas rebasa los seis millones de personas, contrario a los casi 15 que se estiman socialmente.

De acuerdo con los cálculos de la OMS, más de mil millones de personas —alrededor del 15 por ciento de la población mundial— tiene alguna discapacidad. Las previsiones indican que la cifra aumentará como consecuencia del envejecimiento de la población y de la creciente prevalencia de las enfermedades no transmisibles.

También en esta semana que terminó, en las instalaciones del Senado de la República se realizó el Parlamento de Personas con Discapacidad, impulsado por el presidente de la Junta de Coordinación Política, Ricardo Monreal. Bajo el concepto de Nada Sobre Nosotros Sin Nosotros, afirmó que es responsabilidad de los legisladores eliminar las barreras para que todas las personas con alguna limitación tengan plena accesibilidad.

El presidente de la JuCoPo del Senado destacó que es un día histórico, porque este primer parlamento tiene como objetivo fortalecer el marco jurídico y las políticas públicas tomando en cuenta sus necesidades de forma directa. Interesante práctica legislativa, a partir de la cual los senadores pueden conocer de cerca opinión y vivencias de las personas involucradas: “son beneficiados por los cambios en el orden jurídico esenciales para poder resolver los problemas cotidianos de accesibilidad a los que se enfrentan cada día”, dijo Monreal.

Su objetivo de fortalecer el marco jurídico y las políticas públicas tomando en cuenta sus necesidades de forma directa, parece cercano a las metas fijadas sobre el tema. Por ello, retoman la responsabilidad de eliminar las barreras para todas las personas con alguna limitación, sin importar dónde se desarrollan.

Pero bueno, volviendo al tema de las estadísticas, quienes se dedican día con día a trabajar, estudiar y entender la discapacidad como tal, señalan que a las cifras del INEGI se deben sumar “13 millones 934 mil 448 personas que dijeron tener alguna limitación para realizar actividades de la vida diaria, como caminar, ver, oír, su autocuidado, hablar o comunicarse, recordar o concentrarse, así como los 723 mil 770 personas con algún problema o condición mental”, esto, de acuerdo con un artículo de la Agencia Quadratín.

1 visualización0 comentarios