El día que Marvel se declaró en bancarrota



En estos tiempos resulta bastante difícil considerar que a Marvel le vaya mal, pues llevan prácticamente más de una década dominando la industria cinematográfica con su universo en el gran pantalla y eso les ha hecho ganar millones de dólares gracias a las películas de sus icónicos personajes. Sin embargo, aunque ustedes no lo crean, hubo un momento en el que esta casa de cómics tan importante estuvo a punto de desaparecer… así como lo leyeron.


Durante años, esta editorial se colocó junto a DC Comics como los meros meros en cuanto a historietas. Y la verdad es que eso no se puede discutir, ya que no había nadie a su nivel, porque a lo largo de todo este tiempo nos presentaron a superhéroes muy relevantes para la cultura pop, como Spider-Man, Capitán América, Iron-Man y Hulk, así como grupos del tamaño de los X-Men, Los Cuatro Fantásticos y por supuesto, Los Vengadores.


Sin embargo, el 27 de diciembre de 1996 pasará a la historia por ser el día en que Marvel Comics y ante la sorpresa del mundo, se declaró en bancarrota. Por supuesto que esta situación no llegó de un día para otro, pues fueron una serie de decisiones y la aparición de más competidores dentro de la industria los que llevaron a que esta empresa tomara una decisión tan drástica. Pero no se preocupen, que aquí les contamos cómo estuvo la cosa.


Para empezar, hay que mencionar que desde 1968, la editorial cambió de manos por un montón de compañías que al ver el potencial y el enorme margen de ventas, no dudaron ni un segundo en comprarlos. Hubo apuestas que cambiaron por completo los cómics y otras que pasaron sin pena ni gloria. De cualquier manera y a pesar de todo, lograron salir a flote durante casi dos décadas pero a finales de los 80 comenzaron los problemas graves.


En 1988, Marvel Comics fue adquirida por el conglomerado empresarial Andrews Group, que formaba parte del imperio empresarial del magnate Ronald Perelman (dueño de la compañía de cosméticos, Revlon). Hasta ahí la cosa iba de maravilla, pues gracias al trabajo de grandes artistas como Todd McFarlane, Jim Lee o Rob Liefeld, lograron incrementar considerablemente la venta de títulos como Spider-Man, X-Men y X-Force.



Durante todo este periodo, Marvel Comics intentó contrarrestar esta situación ampliando sus negocios más allá de la historietas, invirtiendo en empresas como la juguetera Showbiz, las estampas Panini y las cartas coleccionables Fleer y SkyBox. Sin embargo, la movida más importante fue la adquisición a mediados de los 90 de su propia distribuidora, Heroes World Distribution, que se encargaría de mover los millones de ejemplares que publicaban mensualmente.


Lamentablemente, Heroes World no tenía la infraestructura necesaria para manejar el volumen de material con el que contaba y a esta bronca se le sumó una crisis por saturación de la industria del cómic. Todo esto trajo un periodo de ventas bajas para la editorial, y por si no fueran suficientes sus desgracias, debido a los malos resultados comenzó a debilitarse la administración de Perelman, a quien más tarde acusaron de desfalco.


A partir de ese momento y sin deudas, Marvel Comics comenzó varios negocios que no les salieron como esperaban, entre ellos estaban restaurantes temáticos basados en sus superhéroes y CD-ROMs interactivos. Sin embargo, en medio de todas estas fallas, Isaac Pellmutter y Avi Arad encontraron una forma bastante inteligente de explotar a sus personajes pero que también ponía en peligro el futuro de la compañía para siempre: crear un estudio cinematográfico.


El 31 de agosto de 2009 nos enteramos de una noticia que conmocionó al mundo, pues se hizo oficial que Marvel Entertainment se fusionaría con The Walt Disney Company luego de pagar 5 mil millones de dólares por la compañía. A partir de ahí, comenzaron los años dorados de los superhéroes en la gran pantalla. Le guste o no a muchos, gracias al impulso que le dio la casa de Mickey Mouse a estas historias, los personajes de los cómics se apoderaron de la industria cinematográfica.



2 visualizaciones0 comentarios