¡Es la economía, estúpido!

Redacción ANCOP

La economía, una palabra que abarca mucho, si no es que todo: la estabilidad de una casa, desde la más pobre hasta la más rica. En todo está siempre presente la economía, de donde se desprenden todas las necesidades, desde comer, algo sumamente importante, porque la alimentación es base fundamental para el buen desarrollo del ser humano.


Un cuerpo bien alimentado tendrá menos problemas de salud en todos los sentidos, y por eso hay un plato del buen comer. Pero no es suficiente con sólo alimentar el cuerpo de nutrientes; hay que sumar educación y cultura, pero cuando la economía de una casa se ve afectada comienza un efecto dominó.


La Secretaría de Economía ha sido poco favorecida en el nuevo presupuesto de egresos y, realmente, es preocupante ver que la titular no ha fijado una postura al respecto. ¿Cómo no defender a quienes representa en su encargo? ¿Cómo podrá subsanar las necesidades económicas que se presentan? La inflación superior al 7 por ciento es una realidad a la que no puede dar la espalda. En días pasados, los diputados la cuestionaron sobre las necesidades que tiene México y cómo puede aceptar un presupuesto tan bajo para cubrir lo que se requiere.


Desgraciadamente, es una secretaria con falta de aplomo y que se deja dominar por las emociones. Como se dice vulgarmente “es jarrito de Tlaquepaque…”, ya que de todo “se siente” o “se pone el saco”, porque la mención de datos duros por parte de algunos diputados la sacó de base y la hizo contestar cosas como “yo no cabildeo el gasto de la casa con mi marido”. Así como lo lee: el hecho de haber sido cuestionada por el bajo presupuesto asignado a su dependencia dio como resultado esta pobre y lamentable contestación. Señora secretaria: no está en su casa. Ejerce un cargo público y el dinero que le asignaron es de todos los mexicanos. ¡No se confunda! Nunca mejor aplicada la frase de James Carville, asesor de Bill Clinton: ¡es la economía, estúpido!

El hecho de que la cuestionen los diputados de otros partidos la hace ponerse inmediatamente a la defensiva. ¡No deje a las mujeres tan mal, mostrando emociones; hay que tener más carácter, no mal genio!


Que usted defienda el proyecto del presidente Andrés Manuel López Obrador no le da ningún derecho a soslayar las grandes necesidades de México, con una canasta básica inalcanzable para muchos, porque cada vez hay más pobres.

¡No se confunda! El presidente dice “primero los pobres”, así que atienda bien los reclamos del pueblo… Ya no hay que generar más pobres, sino atender al pueblo para tener cada vez menos. Tatiana Clouthier, que así se llama la secretaria de Economía, dijo que habrá más trabajo en Tabasco, Campeche y Yucatán, y que hay 89 proyectos. ¡Qué bueno, y ojalá así sea!


También dijo que hay muchos programas como: ventanilla única, organismo internacional, expediente electrónico empresarial, para evitar la burocracia, ¡Qué bueno! Pero hoy se necesitan más que programas en papel. Las necesidades de un pueblo no pueden esperar y son proyectos a largo plazo, aunque la gente tiene necesidades en el corto plazo, HOY… Y no pueden pedirle a la Santísima Trinidad casa, vestido y sustento. Hoy por hoy, los mexicanos cada vez están más lejos de tener todo esto.


Clouthier manifestó que se trabaja coordinadamente con la Secretaría de Seguridad para que los inversionistas puedan tener tranquilidad, por aquello del gravísimo problema de la inseguridad en todo el territorio mexicano.


De momento pensé en la reacción emotiva de la secretaria de Economía. No se fuera a confundir y comenzara a dar apoyo a todos los pequeños y medianos empresarios o comerciantes afectados por la pandemia con abrazos, porque la pérdida de empleos es una realidad y el apoyo fue a parar a la Secretaría del Bienestar, a los programas sociales, y la generación de empleos no será cabildeada, según Clouthier.


Si no cabildea el presupuesto de la Secretaría de Economía ¿cuál es la esperanza de México?

Frases como las del presidente, de “no dejar a nadie atrás” son eso: sólo frases, como las muchas que se han pronunciado en lo que va de este sexenio. Pero los mexicanos, más que frases, necesitan comer, tener paz, educación y cultura, y eso se hace con dinero.

Y para eso necesitamos un país sano, con una economía sana. De otra forma se ve más deterioro, con MÁS POBREZA.



quehaydenuevoviejo760@yahoo.com.mx

0 visualizaciones0 comentarios