• leoqn18

Hombre se pierde y rechaza el rescate.

Existen diferentes ironías en la vida, algunas más que otras y lo que les vamos a contar es una de las más grandes que se pueden imaginar. Resulta que un hombre decidió lanzarse a la aventura y poder disfrutar de los paisajes que la naturaleza ofrece viajando hacia una montaña.

Nada puede resultar mal cuando se trata de dedicarte un momento a solas y aprovechando cada momento en el viaje, sin embargo, siempre hay que estar bien orientado hacia donde vamos y no olvidar el camino de vuelta, esto fue lo que le falló al hombre en cuestión y también le puede suceder a cada uno de nosotros.

Todo el infierno comenzó cuando el hombre no llegó al punto de encuentro en donde quedó de verse con su familia, los minutos transcurrían y no había ninguna noticia sobre él, así que de inmediato alertaron a un grupo de rescate que se intentó en poner en contacto con él a través de su celular y no obtuvieron respuesta, lo que les preocupó aún más.

Pasaron dos horas y siguió sin haber ninguna respuesta del hombre, así que el grupo de rescate comenzó a desplegar a varios miembros del equipo para que lo buscaran en los puntos más peligrosos del lugar, pero de igual manera no obtuvieron resultados porque no encontraron al hombre.

Todo se convirtió en un infierno gracias a que no lograban saber absolutamente nada del hombre, pero fue hasta después de varias horas más tarde que él mismo llegó por su propio pie al lugar donde quedó de regresar.

En cuanto llegó fue cuestionado sobre todo lo que le sucedió y el hombre muy tranquilamente comentó que al recibir las llamadas del equipo de rescate decidió no tomarlas porque no conocía el número del que le estaban marcando y lo más gracioso es que ni siquiera se imaginó que lo estuvieran buscando.

Afortunadamente todo quedó sólo en susto, pero esto nos sirve de aprendizaje para no aplicar la misma que el hombre, así que, si ustedes son de los que ignoran las llamadas de números desconocidos, esperemos esto les haya servido para ya no hacerlo.

Nota: Axel Quintana


1 visualización0 comentarios