• leoqn18

Papelazo de AMLO en la ONU.

Así es, una más de nuestro cabecita blanca, que ayer se dio cita en la sede de las Naciones Unidas para discutir temas que para él eran importantes, la verdad es que no se sabía si era AMLO o un osito cariñosito, ya que de pasar de un tema sobre combatir la corrupción, se convirtió en una propuesta para ofrecer un plan mundial de fraternidad y bienestar para los que necesitan.

Parece ser que se puso a meditar de más en los últimos días antes de dormir, ya que en su mente sonaba de poca progenitora proponer que, para ofrecer generosidad y fraternidad mundial, lo que se podría hacer es realizar financiamiento procedente del 4% de la fortuna de las mil personas más ricas del mundo, así como aportaciones por parte de las corporaciones más importantes y por qué no, que se haga la vaquita con un 0.2% del PIB de todos los países que integran la mesa de los 20.

Por supuesto, no se hicieron esperar las burlas en redes sociales, así como el descontento entre algunos de los integrantes de la asamblea. Tal es el caso del representante de la Federación Rusa Vasily Nebenzya, el cual comentó: “ni la Comisión de Consolidación de la Paz ni el Consejo de Seguridad disponen de las herramientas para facilitar la formación de modelos económicos sostenibles e independientes, ni garantizar el intercambio y transferencia de tecnologías, ni el fortalecimiento de la infraestructura ni tampoco para desarrollar el sector industrial o agrícola ni para crear puestos de trabajo”.

De igual forma, hizo hincapié con: “Cuando abordamos los vínculos teóricos entre el desarrollo, la paz, la seguridad y los derechos humanos, es preciso no perder de vista que el desarrollo por sí solo no puede permitir garantizar la paz, y la paz no necesariamente garantiza el desarrollo”.

Así como el representante de Rusia, el embajador de China Zhang Jun se unió para mostrar su desacuerdo comentando: “para promover y garantizar la igualdad social se necesitan arreglos institucionales firmes en el proceso de la reconstrucción. Los países posconflicto deben reconocer sus propias realidades nacionales y deben establecer aparatos inclusivos, basándose en el estado de derecho, con la participación de todos los grupos, y dejar que el pueblo sea el amo de su propio destino”.

Ante todos los comentarios, no nos queda más que seguir buscando la escapatoria hacia un México inverso donde no tengamos representantes protagonistas de burla y que realmente se viva la felicidad que tanto soñamos.


Nota: Axel Quintana.

2 visualizaciones0 comentarios