Por nuestros hermanos sin voz, A. C. Del basurero a una vida mejor

“Por nuestros hermanos sin voz “se fundó hace 31 años, gracias al amor que Yolanda Romero tiene por los animales, al ver que en la localidad de Tultitlán, Estado de México, perros, caballos y burros tenían condiciones de vida deplorables, por lo cual no dudó en buscar una solución.

Yolanda es profesora y conocida por los vecinos, a quienes pidió ayuda para crear un lugar sano para perros callejeros que iban a los basureros en busca de alimento.

Comenta que le rentaron un espacio dentro del basurero para poder levantar este refugio, que hoy se localiza en Tula, Hidalgo.

Refiere que a la fecha desconoce cuántos perros hay en el refugio, pero ella cuida y protege a perros de la calle, muchos de los cuales han sido maltratados y atropellados.

Menciona que, al llegar al refugio, todos los animales son bañados, alimentados, desparasitados, esterilizados y entonces comienza la búsqueda de que cada perrito sea adoptado por buenas personas.

La fundadora del refugio explicó que los posibles propietarios de las mascotas deben llenar un formato, el cual es una responsiva con derechos y obligaciones, ya que en todo momento “Por nuestros hermanos sin voz” es copropietaria de las mascotas.

Tras llenar el formato se pide a los nuevos propietarios hacer un seguimiento, ya sea con visitas domiciliarias o visitas al refugio con la o las mascotas adoptadas, así como también por medio de fotografías o publicaciones en redes sociales.

“Por nuestros hermanos sin voz” realiza eventos de adopciones masivas, por lo que todos los fines de semana Yolanda lleva a los perros al kiosko morisco, en la colonia Santa María la Ribera, en la Alcaldía Cuauhtémoc, de la Ciudad de México, para que las personas vean quienes podrían ser sus nuevos compañeros de vida, así como conocer cómo ayudar con apadrinamientos.

El apadrinamiento es una forma de apoyar y está diseñada para quienes no pueden tener mascotas en sus hogares, pero sí pueden aportar para su manutención. Los padrinos se encargan de esterilizar, alimentar o enviar cosas de primera necesidad para su ahijado mascota. Muchos padrinos viven en diferentes estados de la República mexicana o en otros países.

También se da información por redes sociales, donde se suben fotografías de las mascotas, se solicitan ayudas o donaciones, y también se informa sobre adopciones internacionales, método por el cual se busca que los nuevos dueños busquen el apoyo necesario para poder llevar la mascota a su país.


La fundación sobrevive gracias a las donaciones monetarias o en especie. Sin embargo, durante la pandemia las donaciones se redujeron y los gastos han sido cubiertos por Yolanda y algunos vecinos, quienes aportan alimentos como arroz, croquetas, pollo o algún otro que los expertos consideran bueno para las mascotas.

“Por nuestros hermanos sin voz, A. C.” es reconocida por ser una asociación que busca protección y visibilidad para las mascotas con amor y responsabilidad, al promover la adopción de mascotas y frenar el maltrato.

Facebook: Por nuestros hermanos sin voz AC

Cuenta bancaria HSBC: 4213166120988799

Cuenta bancaria Banamex:5204165685632196

WhatsApp: 5534088421

Correo electrónico: yoyiromero_n@yahoo.com.mx

20 visualizaciones0 comentarios