Primer borrador de la COP26: insuficiente y retardista

Redacción ANCOP

La pérdida de hielo marino acelera el calentamiento global y cambia los patrones climáticos. © NASA/Kathryn Hansen. Oficialmente concluirá el viernes por la tarde, pero podría prolongarse al fin de semana Iniciaron las sesiones que culminan en la madrugada y esta mañana la Presidencia de la COP26 –en manos del Reino Unido– publicó un primer borrador del texto final, que deberán analizar los gobiernos nacionales para llegar a un texto definitivo. El primer documento no ha generado muchas ilusiones. Más bien se lo podría calificar de frustrante. Podría resumirse en "mucho ruido y pocas nueces" o, para decirlo al estilo de Greta Thunberg "bña, bla, bla...", o en términos ambientalistas "mucho aire caliente..." Lo que hay es insuficiente, y deja muchos puntos intocados, como el financiamiento para los países en desarrollo (el tema parece eternamente destinado a postergarse). La novedad, si es que se le puede llamar así, es que después de 27 años de cumbres climáticas, ¡por primera vez! se habla de eliminar los combustibles fósiles. Alguien lo verá como un gran avance, pero siempre es desmoralizador que algo tan obvio llegue a los documentos hasta 2021. El primer borrador retrasa la acción necesaria y la justicia climática A pesar de los múltiples efectos y desastres que ya ocurren por la crisis climática, y de los informes que apuntan a un calentamiento cercano a los 3 grados Celsius, el documento deja para 2022 la tarea de que las naciones establezcan objetivos más fuertes de reducción de emisiones de gases de efecto invernadero hacia 2030. Esto se llama procrastinar o retardar... unan vez más. La mayor novedad del borrador es su referencia al carbón y a los combustibles fósiles, términos que ni siquiera el Acuerdo de París se había atrevido a mencionar. El texto dado a conocer hoy llama a los países a "acelerar la eliminación del carbón y de los subsidios a los combustibles fósiles", aunque no menciona en forma explícita al gas ni al petróleo, los otros grandes responsables del calentamiento global. El documento de siete páginas reconoce que los impactos del cambio climático serán menores si se limita el aumento de la temperatura a 1.5 grados, que si se hace a 2 grados. Por ello, llama a proseguir los esfuerzos, reconociendo que se requiere de una acción significativa y eficaz por parte de todas las Partes en esta década, la cual considera crítica. Asimismo, el borrador señala, «con gran preocupación», el hecho de que las emisiones mundiales van camino de aumentar un 13,7% para finales de la década. El documento pide a los países que aún no han presentado contribuciones nacionales (NDC) nuevas o actualizadas que lo hagan de forma urgente, antes de la COP27, prevista para noviembre de 2022. Además, sugiere celebrar una cumbre de alto nivel previa a la próxima COP para elevar la ambición. Otra vez el dejar para después la acción climática, ya que las NDC mejoradas debieron presentarse a finales de 2020.

El financiamiento sigue estancado Por otra parte, la Presidencia de la COP26 pide a los países desarrollados a, por lo menos, duplicar el financiamiento para ayudar a los llamados países en desarrollo. Hasta ahora, este punto sigue con las promesas de un dinero que no terminan de aterrizar para adaptarse ni para mitigar el cambio climático, y menos aún para enfrentar los daños y pérdidas por eventos extremos. Es el caso del famoso Fondo Verde para el Clima, que ofreció 100 mil dólares anuales a partir de 2020 y aún no se ve cómo ni cuándo se va a lograr, pero ya se habla de los billones que se necesitarán después. En los últimos días de la cumbre climática, preocupa a los especialistas y a las organizaciones que el primer texto dado a conocer resulte tan débil, tan ligero. Y si hace una semana albergaban esperanzas de un buen acuerdo por alguna que otra señal surgida en la reunión de alto nivel, hoy auguran un acuerdo final mucho peor y, por supuesto, un sonado fracaso de Glasgow, tanto o más que el de Copenhague, hace algunos años. "Después de más de diez días de negociación, el borrador no dice nada que no supiéramos antes de venir. Ya sabíamos que los compromisos y el financiamieto eran insuficientes, pero se esperaba que los países lo solucionaran en esta cumbre. De acuerdo a los textos presentados, no lo hicieron ni lo harán", lamenta Javier Andaluz, responsable de cambio climático de Ecologistas en Acción. Jennifer Morgan, directora de Greenpeace Internacional, también ha sido muy crítica: "el texto debe ser mucho más sólido en cuanto al financiamiento y la adaptación, y debe incluir cifras reales de cientos de miles de millones, con un plan de entrega para que los países más ricos apoyen a las naciones menos desarrolladas". Además, advierte que "aunque el texto pide acelerar la eliminación de los subsidios al carbón y a los combustibles fósiles, los demoledores gobiernos de Arabia Saudí y Australia se esforzarán por eliminar esta parte antes de que termine la cumbre". La realidad es que el borrador se refiere a cuestiones obvias que ya deberían estar asimiladas, como que los malos a combatir son los combustibles fósiles. Pero por el contrario, no hay nada en él sobre fechas y acciones concretas en cuanto al financiamiento, eje central de la justicia climática, tan abandonada en esta reunión. Tampoco hay nada sobre los mercados de carbono, enmarcados en el Artículo 6 del Acuerdo de París, que se dejó para definir en esta cumbre. Después de que se ha dado a conocer por todos los medios que las metas de contener el aumento a la temperatura del Acuerdo de París, en 1.5 o hasta 2 grados no podrán cumplirse, llama la atención la insistencia en decir que el objetivo es no superar los 1.5 grados Celsius, algo que ahora mismo se ve como irreal y lejos de cualquier proyección, por optimista que sea.

Ya el martes 9 de noviembre, Climate Action Tracker dio a conocer su tradicional análisis de los planes climáticos de los países, que confirmó el anuncio hecho por la ONU unas semanas antes: incluso considerando los anuncios de la COP26 –y que se cumplieran a cabalidad, algo siempre improbable–, la temperatura subirá para fin de siglo entre 2.4 y 2.7 grados, muy lejos de las metas del Acuerdo de París, de 1.5 y 2 grados. Y a eso se suma la preocupación por la investigación publicada por el Washington Post, de que existe una enorme brecha entre las emisiones declaradas por los países a la ONU y las reales, lo cual de ser confirmado por la ciencia alteraría todos los planes climáticos, incluido el Acuerdo de París y hasta los acuerdos de la actual COP26. En fin, la COP26 se acerca a su fin programado sin nada claro aún. La clausura oficial es el viernes por la tarde aunque ya todo el mundo espera que se alargue todo el fin de semana, como ha ocurrido en las recientes cumbres climáticas, en especial por la falta de acuerdos, y seguramente también arreciarán las manifestaciones de protesta por parte de los activistas ambientales, en especial los integrados por la juventud y los pueblos originarios. HECHOS Y CIFRAS La COP26 podría ser una de las más grandes de la historia, con más de 40 mil participantes registrados, incluidos 22 mil 274 delegados, 14 mil 124 observadores y 3 mil 886 representantes de los medios de comunicación. Sustentabilidad Se ha hecho un gran esfuerzo para garantizar la sostenibilidad de la conferencia. Los Principios Rectores de Sostenibilidad de la COP26 incluyen la gestión activa de los impactos potenciales sobre el medio ambiente y la comunidad local, fomentando un comportamiento más sostenible y promoviendo el uso responsable de los recursos en toda la cadena de suministro. En cuanto a la restauración, el 95 por ciento de la comida que se sirve en la conferencia es de temporada y del Reino Unido, y al menos el 80 por ciento procede de Escocia. Al calcular la huella de carbono de los alimentos que se sirven en la Zona Azul y mostrarla en los menús, los asistentes pudieron elegir alimentos sostenibles. Se utilizan 84 kg de cosecha local Mara Seaweedse como un sustituto totalmente sostenible de la sal en los platos, ya que no requiere fertilizantes, agua dulce ni tierra para crecer. Además, se recolectaron 750 kg de bayas escocesas en el verano y se conservaron utilizando 250 kg de miel de Scottish Heather Hills. Los vasos son reutilizables, ahorrando hasta 250 mil vasos de un solo uso. Se proporcionaron botellas de agua de aluminio reutilizables a todos los participantes y hay estaciones de llenado de agua en todo el lugar. La COP26 también se esfuerza por no utilizar papel, por lo que en la aplicación de la CMNUCC proporciona horarios, comunicados de prensa y otras informaciones. Además, se da prioridad a las fuentes de energía alternativas bajas en carbono, como los vehículos eléctricos y de bajas emisiones, la energía solar para semáforos temporales y el aceite vegetal tratado con hidrógeno en generadores, en lugar de diésel. En la COP26 hay:

  • 25.000 muebles

  • Aproximadamente 7 mil metros cuadrados de alfombra

  • 445 papeleras

  • 330 enfriadores de agua

  • 1 mil 124 baños y urinarios

  • 515 desinfectantes de manos independientes

  • 122 kilómetros de fibra activa

  • 30 cámaras HB

  • 5 galerías de televisión


1 visualización0 comentarios