Regarrote navideño.

Comienza la época navideña y todo el mundo trae todo el espíritu y emoción por comenzar la decoración tradicional, así como el famoso árbol de navidad y eso no sólo se realiza en las casas de cada ciudadano, sino que hasta en sus trabajos. Una representación clara es el ejemplo que nos están dando en el Senado de nuestro país, donde tiraron la casa por la ventana.

Probablemente piensen ¿y qué tiene de relevante el Senado?, pues el día de ayer nos sorprendieron con un árbol de navidad enorme, que se pidió estrictamente cumpliera con la filosofía Morenista, es por eso que se inspiraron en la serpiente emplumada Quetzalcóatl, pero, eso no es todo, quisieron llevarlo más allá.

Al presentar el árbol, no cabe duda de que plasmaron lo que querían transmitir, un árbol que no fuera parecido a ningún otro, un árbol que cualquiera que lo vea lo voltee a ver y se quede con la boca abierta, el árbol que se convierta en un estandarte de nuestro país y vaya que lo lograron, hasta lo bautizaron como “el Morenazo”.

Para algunos fue una excelente propuesta, para otros dio mucho de qué hablar, ya que se les hizo gacho, como al Senador Ricardo Monreal, quien dijo que no fue de su agrado, pero la verdad no le creemos porque hasta bien sonriente y boquiabierto quedó, hasta algunos dicen que tragó saliva. Pero pues él dice que no, bien dicen que el gusto se rompe en género.


Nota: Axel Quintana


4 visualizaciones0 comentarios