Se suman diez países de América Latina y el Caribe al Programa de Salud de la COP26

Redacción ANCOP

+ El compromiso, desarrollar sistemas de salud resilientes, sostenibles y bajos en emisiones


Los compromisos públicos de diez países de América Latina y el Caribe para desarrollar sistemas de salud resilientes al clima y con bajas emisiones de carbono fueron anunciados durante un evento de alto nivel realizado en la Conferencia de las Naciones Unidas sobre Cambio Climático (COP26). Argentina, Bahamas, Belice, Chile, Colombia, Costa Rica, Jamaica, Panamá, Perú y República Dominicana son algunos de los 50 países que se han sumado al Programa de Salud de la COP26, en respuesta a la creciente evidencia del impacto del cambio climático en la salud de las personas. La Presidencia de la COP26 eligió a la salud como una de sus prioridades científicas, lo que marca un hito en la historia de las negociaciones climáticas internacionales.


El Programa es una iniciativa liderada por el gobierno del Reino Unido, en alianza con la Organización Mundial de la Salud, la organización no gubernamental Salud sin Daño (Health Care Without Harm) y los Campeones de Alto Nivel para la Acción Climática de la Convención Marco de Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC).


Los gobiernos de los 50 países que integran el listado inicial —entre los que se incluyen algunos de los más vulnerables a los daños a la salud causados por el cambio climático, así como algunos de los mayores emisores de gases de efecto invernadero del mundo, como Estados Unidos— se han comprometido a tomar medidas concretas: - 49 países se comprometen a desarrollar sistemas de salud resilientes a los impactos del cambio climático. - 45 países, que representan más de un tercio (35 por ciento) de las emisiones globales del sector salud (705.4 millones de toneladas métricas), se comprometen a transformar sus sistemas de salud para que sean más sostenibles y con bajas emisiones de carbono.


De esos países, 14 han establecido una fecha objetivo para alcanzar cero emisiones netas en 2050 o antes. Al implementar estos compromisos, contribuirán a empujar al sector salud en su conjunto a una trayectoria hacia las cero emisiones y transformar la atención de la salud en el siglo XXI. “El futuro de la salud debe basarse en sistemas resilientes a los impactos de las epidemias, pandemias y otras emergencias, pero también a los impactos del cambio climático, incluidos los fenómenos meteorológicos extremos y la creciente carga de enfermedades relacionadas con la contaminación del aire y el calentamiento del planeta”, afirmó Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud. “Los sistemas de salud también deben ser parte de la solución, al reducir las emisiones de carbono. Aplaudimos a los países comprometidos a construir sistemas de salud resilientes al clima y con bajas emisiones de carbono, y esperamos ver a muchos otros seguir su ejemplo”, agregó. Entre los países que se han comprometido a lograr sistemas de salud sostenibles y con bajas emisiones de carbono, se incluyen a Argentina, Fiyi, Malawi, España, los Emiratos Árabes Unidos, los Estados Unidos de América y otros 36; entre los que se han comprometido a mejorar la resiliencia climática de sus sistemas de salud, se encuentran Bangladesh, Etiopía, Maldivas, los Países Bajos y otros 42. El gobierno de Fiyi, por ejemplo, está respondiendo un aumento de ciclones, inundaciones repentinas y un aumento del nivel del mar —que provoca la falta de agua potable debido a la intrusión de agua salada—, mediante la construcción de una infraestructura de salud más resiliente al clima, el fortalecimiento de la fuerza laboral sanitaria y la prestación de servicios energéticos sostenibles a los establecimientos de salud. “El mensaje de la OMS y de profesionales de la salud de todo el mundo es claro: el cambio climático es un gran desafío para la salud y debemos actuar ahora. Un liderazgo firme del sector de la salud es vital para asegurar que estamos protegiendo a la población de los impactos del cambio climático mejorando la resiliencia climática de los sistemas de salud y reduciendo sus emisiones”, señaló Wendy Morton, ministra para Europa y América del Ministerio de Asuntos Exteriores, Mancomunidad y Desarrollo del Reino Unido (FCDO, por sus siglas en inglés). “Estos compromisos gubernamentales ejemplifican el creciente movimiento de salud global para la acción climática. En todo el mundo, médicos, enfermeros, hospitales, sistemas de salud y ministerios están reduciendo su huella climática, volviéndose más resilientes y abogando por una transición justa que ponga la salud en el centro de una civilización descarbonizada”, dijo Josh Karliner, director internacional de Programas y Estrategia de la organización no gubernamental Salud sin Daño. La lista de países se actualizará a medida que se reciban los compromisos de los gobiernos que se sumen al Programa de salud de la COP26.


Además de los compromisos nacionales, 54 instituciones de 21 países que representan a más de 14 mil hospitales y centros de salud se han unido a la Carrera hacia el cero de la CMNUCC y se han comprometido a lograr cero emisiones netas.


A la vez, un número récord de líderes de la salud participa en la COP26 y más de 45 millones de profesionales de la salud —que representan dos tercios de la fuerza laboral de salud a nivel mundial— han firmado una carta instando a los gobiernos a tomar medidas más contundentes, señalando que “los hospitales y las comunidades en todo el mundo ya están respondiendo a los daños a la salud causados por el cambio climático”. Al momento del anuncio, los países que se han sumado al Programa de Salud COP26 son: Alemania, Argentina, Bahamas, Bangladesh, Baréin, Bélgica, Belice, Bután, Cabo Verde, Chile, Colombia, Costa Rica, Egipto, Emiratos Árabes Unidos, España, Estados Unidos de América, Etiopía, Fiyi, Ghana, Indonesia, Irlanda, Jamaica, Jordania, Kenia, Laos, Madagascar, Malawi, Maldivas, Marruecos, Mozambique, Nepal, Nigeria, Noruega, Omán, Países Bajos, Pakistán, Panamá, Perú, Reino Unido, República Centroafricana, República Dominicana, Ruanda, Santo Tomé y Príncipe, Sierra Leona, Sri Lanka, Tanzania, Togo, Túnez, Uganda y Yemen.


Citas de países de América Latina “Con la suscripción del compromiso, se impulsará el desarrollo y fortalecimiento del sistema de salud a fin de que sea sostenible y bajo en carbono, a través de la construcción o adecuación de los centros de salud y hospitales adaptados al estado climatológico de la región, además de que reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero que contribuyen al cambio climático. Para ello, se trabaja en la implementación de las medidas de adaptación y se inicia al diseño e implementación de medidas de mitigación en salud, enfatizando el enfoque territorial, conscientes de que el cambio climático ya está presente y tiene una seria repercusión en la salud de la población y sus medios de vida. Finalmente, es preciso señalar que nuestro país gestionará el acceso al financiamiento del cambio climático para la salud, incluso mediante los mecanismos multilaterales”.


Hernando Cevallos, ministro de Salud de Perú


“Para el Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia, es de gran importancia haberse sumado a este compromiso del Programa de salud de la COP 26, ya que refuerza la necesidad de enfrentar los efectos de la variabilidad y el cambio climático, y dirigirnos hacia un sistema de salud bajo en emisiones, tal como establecimos en las metas de nuestro Plan de Gestión de Cambio Climático del sector, las metas NDC y la apuesta en salud de la Estrategia 2050, además de continuar con el trabajo intersectorial que coloque la salud en las prioridades de la gestión del cambio climático del país”.


Jairo Hernández Márquez, subdirector de Salud Ambiental del Ministerio de Salud y Protección Social de Colombia “Los países de América Latina y el Caribe que se están sumando al Programa de salud de la COP26 han experimentado los múltiples impactos del cambio climático sobre la salud. Fortalecer la resiliencia de sus sistemas de salud es una necesidad apremiante, pero al comprometerse también con la reducción de sus emisiones sanitarias demuestran que mitigación y adaptación son dos caras de una misma moneda, y que el sector salud del Sur Global está dispuesto a liderar con el ejemplo”.


Andrea Hurtado Epstein, gerenta del Programa de Cambio Climático de Salud sin Daño para América Latin




Por Miguel Ángel de Alba

https://www.ambientalnews.mx/


0 visualizaciones0 comentarios